Nada como Bendecir la casa de Dios