La Iglesia, el cuerpo de Cristo