La familia, un lugar de bendición